domingo, 16 de noviembre de 2014

A mayor necesidad, menos condiciones en el amor.

Psicóloga Laura Reyes.


Los seres humanos sufrimos en pareja, cuando le atribuimos a ésta, características que no tiene. O cuando no podemos ver, lo que es parte de su personalidad, debido a nuestro enamoramiento.
Revisemos como es que una persona se enamora de otra. Generalmente esto sucede cuando nos sentimos deseosos de ser amados por alguien que no es de nuestra familia. Sentir la admiración de otra persona hacia nosotros, sentirnos halagados, consentidos, reconocidos y aceptados. “aparentemente”…

¿Por qué afirmo que es solo aparente la aceptación? Porque para nuestro pesar, en el estado que caemos cuando intervienen nuestras hormonas, nos volvemos bastantes ciegos y solo alcanzamos a ver, lo que queremos ver. Aunque estar enamorado es una de las experiencias más gratificantes, también puede ser una de las experiencias más difíciles, una vez que abrimos nuestros ojitos. “Si es que los abrimos antes de tener un fuerte compromiso con el otro”.

Suena bastante crudo, y quizás hasta cruel. Pero esa desilusión si llega a tiempo, nos podría evitar muchos dolores de cabeza y pérdidas. A veces hasta de salud y/o materiales.

Les explico.
Entre menos experiencia amorosa se tenga, mayor probabilidad de caer en una relación dolorosa. Pero para tener experiencia amorosa, no es necesario tener muchas parejas antes, ya que la experiencia no necesariamente viene por la cantidad, sino por las lecciones que se hayan aprendido con las personas que compartimos algo.

Si fuera por cantidad esos hombres que andan con muchas mujeres, tarde o temprano sentarían cabeza. O esas mujeres que se relacionan con muchos hombres, tarde o temprano se darían cuenta que no han sido selectivas. Y encontrarían una pareja sana.

Entonces, entre más carencia afectiva y experiencia previa valiosa se tenga, más necesidad de ser amado(a) y menos condiciones para entrar en una relación con alguien. Menos filtros vaya. ¿Qué son los filtros? Pues son como pruebas que debemos poner a la pareja para ver de lo que pudiera ser capaz en el futuro.

Es una verdadera pena ver como con los años y ante situaciones difíciles, algunas parejas terminan en pleitos mayúsculos debido a las diferencias de educación. A sus valores.
¿Qué es lo más importante para cada uno?
¿La familia? ¿Su familia de origen? Por ejemplo.
¿Tener dinero? ¿Su trabajo?
¿Hacer vida social?
¿Vivir de la apariencia?
¿El o ella misma?
¿Compartir los sueños, las metas y un proyecto juntos?

Recuerda que una cosa es lo que decimos y aparentamos, y otra muy diferente lo que hacemos.

¿Cómo saber cuáles son las prioridades de tu pareja? Ojala y leas este artículo antes de casarte:

1.       Por el tiempo que le dedica a esa actividad o persona(s)
2.       Por las cosas que ha hecho en el pasado y que indican que esos son sus verdaderos valores
3.       Observando las conductas que tiene y no sus promesas.

Lo que quiero aportarte ahora es que pienses bien cuando conozcas a alguien, o cuando te enamores de alguien, sino estás viviendo una historia de amor ficticia. Que tu inmenso deseo de ser amada(o) crea en un intento desesperado por “tener a alguien” a como de lugar. Y no por el motivo correcto. ¿Cuál? Conocer a la otra persona en todos los aspectos de su vida, o por lo menos en aquellas cosas que coincidan con las cosas a las que les das importancia.

Luego de tener algunas experiencias de vida, podrías entonces estar en condiciones de elegir adecuadamente a alguien que sea para ti. Y así poder compartir la vida con un ser que ya tenga madurez para comprometerse contigo como se debe. No forzadamente.
Entre más elevadas sean tus necesidades, mas ceguera pudieras tener. ¡CUIDADO!

Como bien dice el dicho:
“Más vale solo(a) que mal acompañado(a)”

Y yo agregaría:
“La mejor compañía sería el amor que sientas por ti” para empezar, y solo así verás en el otro lo que realmente es, y no lo que idealmente quisieras que fuera.

¿Se puede? Si. Pero debes atreverte a no formalizar sin antes estar más seguro(a). ¿De qué? De lo que puede o no dar, y de lo que podría o no hacerte…

¿Todo un reto? ¿No crees?
Pero para eso vinimos a la vida, para superar los obstáculos y evolucionar.

Espero verte en mi próximo entrenamiento de diciembre 4.
Reconoce como atraes a tu vida personas que no quieren comprometerse contigo.
¿Cómo aprender a darte lo que te mereces, antes de encontrar a alguien que comparta sus cosas contigo?

Reconoce los errores que cometes cuando tienes una pareja y debido a eso, NO TE VALORA.

"Cambia tu chip para el amor"...

pide informes en mi facebook.
o en el correo: despertar-es1@live.com.mx

Psicóloga Laura Reyes

Terapeuta individual y de pareja.
Terapia en línea, previa cita.

Sígueme por FacebooK:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS ENEMIGOS DE NUESTROS HIJOS ADOLESCENTES.

Te invito a ver el video donde te comento cuales son las cosas que estan afectando a nuestros hijos adolescentes y que los desorientan... ...